El Real Madrid Gana gracias a otro escandaloso Robo
5 (100%) 1 vote

Increible pero cierto, hoy jugaba el Real Madrid y gano gracias a dos penalties que el arbitro se invento y que en absoluto eran penaltis.

¿Por qué el Real Madrid tiene que robar cada partido?

Lucas Vázquez y Asensio debían llevar la idea del Real Madrid frente el Fuenlabrada en el estadio Fernando Torres.

En el momento de la realidad, nada de nada. Los dos futbolistas, teóricamente sucesos o de esta forma creen ellos serlo, debían llevar la idea frente un conjunto inferior.

Pero les costó, tanto que no se les vio frente una defensa sólida, caritativa y organizada que les imposibilitó ejercer de mandamases del grupo blanco.

En cambio, dos otros futbolistas, menos mediáticos pero que señalan formas, Marcos Llorente y Ceballos, que juegan bastante menos, mucho menos, fueron superiores que ellos.

De hecho, protagonizaron las jugadas con más grande riesgo del acercamiento en la sección primera.

El Fuenlabrada se defendió bien, con bastante orden, consciente de que esa era la exclusiva ocasión de intentar llegar al Bernabéu con configuraciones de intentar que pasase alguna cosa.

El tiempo va a decir y la distingue, el potencial, entre uno y otro club es tan bestia que se hace complicado creer que podría haber alguna clase de sorpresa. Pero fútbol es fútbol y peores cosas se vieron.

En la primera mitad la preferible oportunidad fue de Llorente, un portento cortando, pero, cuando le dejan, además atacando. Marcos recibió un esférico en la de adelante en el minuto 44 y disparó.

El esférico lo tocó Codina lo bastante como para que se estrellase en el larguero.

Ahí acabó el primer tiempo. Con un 0-0 que hacía mérito a lo visto.

Un cuarto de hora tardó Iglesias Villanueva en arreglar lo que poseía poco solucion: penalti inexistente del Fuenlabrada.

Indicó dentro del sector un agarrón que se había producido fuera sobre Achraf. Asensio abrió el marcador desde los once metros. El trabajo, básicamente, se encontraba hecho. En parte debido al colegiado. Una vez más.

Pero por si había alguna duda, hubo otro penalti, además inexistente, para que quien tampoco había hecho nada en la primera mitad, lo hiciese en la segunda como Asensio.

En esta oportunidad un agarrón, despacio, indetectable, sobre Theo, que se giraba simultáneamente que caía viendo al árbitro, que picó (o no), apuntando la pena máxima.

Vázquez marcó. Por eso Marco y Lucas, sin quererlo, sin llevar a cabo nada, pusieron un 0-2 que dejaba la eliminatoria vista para sentencia. A otra cosa mariposa.

Dejar respuesta